Los trastornos del sueño son frecuentes entre los pacientes ingresados en hospitales, pese a que dormir es un factor imprescindible para una correcta recuperación física y psicológica.

Trastornos del sueño y hospitales: cómo duermen las personas hospitalizadas

La privación de sueño es un problema común entre las personas que se encuentran ingresadas en hospitales: puede ser aguda o crónica, total o parcial y acumulativa. Un sueño saludable es clave para que el cuerpo desempeñe su capacidad regenerativa con eficacia, mientras que la falta de descanso tiene efectos adversos en el metabolismo, el sistema inmunitario y la función cardíaca y un impacto psicológico y conductual negativo.

Existen múltiples factores que perjudican el sueño en los hospitales. Entre ellos, el ruido (las alarmas, el ruido del equipamiento, las conversaciones de otros pacientes o del personal sanitario), dolor, ansiedad, depresión, delirios, medicación, dormir en un entorno nuevo, las interrupciones para hacer test de diagnóstico, etc.

En el caso de las UCI, el ruido es uno de los principales impedimentos para dormir bien, pero las causas varían dependiendo de la condición de cada paciente. Por ejemplo, lo que dificulta el sueño con más frecuencia en los pacientes post-quirúrgicos es el dolor. En los pacientes con sepsis se ha detectado un incremento de sueño no-REM y una reducción del sueño REM, alteraciones en las ondas cerebrales y una pérdida de secreción de melatonina. En el caso de los pacientes con ventilación mecánica, las causas son múltiples: ansiedad, dolor, asincronía del paciente con el ventilador (agitación), el ruido del aparato, los medicamentos y la incomodidad física.

Siempre y cuando no contradigan las indicaciones del personal sanitario, puedes tener en cuenta algunos consejos que te ayudarán a mejorar tu tiempo de descanso en el hospital:
 

  • Lleva objetos de casa. Los tapones para los oídos, el antifaz de ojos para dormir, los auriculares y una almohada cómoda pueden ser útiles. Si tienes un móvil o tablet, es una buena idea equiparlo con audiolibros, podcasts o sonidos naturales para relajarte y evitar el ruido del entorno. Eso sí, intenta no usarlos poco antes de dormir.
     
  • Regula la luz. Los ciclos circadianos se regulan a través de la luz. Ilumina bien la habitación durante el día y reduce las luces al mínimo durante la noche.
     
  • Habla con el personal. Si tu dosis de medicación está programada para la noche, pregunta si es posible cambiarla a una hora en la que no tengan que despertarte.
     
  • Camina todo lo que puedas. Si tu condición clínica lo permite, da un paseo e intenta ejercitar tu cuerpo. Evita también las pequeñas siestas durante el día para no dificultar el sueño de noche.

 

Cuando se acerca la hora de acostarse, hay algunas actividades que es recomendable seguir y otras que se deberían evitar. Por ejemplo, ir al tanto con la comida:
 

  • Bebidas y azúcar. Evita la ingesta de cafeína, té, refrescos y alimentos con azúcar durante unas horas antes de ir a dormir. A ser posible, cena unas tres horas antes.
     
  • Evita también otros estimulantes. Los dispositivos electrónicos como los teléfonos móviles pueden generar excitación psicológica y dificultar el sueño.
     
  • Dedica un rato a la relajación. Puedes leer, escuchar audiolibros o música relajante, practicar ejercicios de respiración profunda o meditar. Lo importante es poder centrarte en alguna actividad relajante que te distraiga de las incomodidades del entorno y de las preocupaciones y pensamientos que generan inquietud.

Artículos relacionados

Dormir bien en cualquier lugar

Duerme bien en cualquier lugar con estos 5 consejos

Dormir es una necesidad fisiológica imprescindible, pero no siempre es fácil conciliar el sueño.

Famosos con trastornos del sueño

Famosos con trastornos del sueño

Desde el más común insomnio hasta narcolepsia o episodios de sonambulismo: muchos famosos comparten sus problemas para dormir.

Mujeres: Se recomienda dormir 20 minutos más que los hombres

Mujeres: Se recomienda dormir 20 minutos más que los hombres

El doctor Jim Horne de la Universidad de Loughborough incide en la necesidad de que las mujeres duerman más.