Un gran número de accidentes laborales y accidentes de tráfico se originan por trastornos del sueño. La somnolencia es un factor de riesgo que debe prevenirse con buenos hábitos de descanso.

Trastorno del sueño y accidentes laborales y en carretera

Los trastornos del sueño y los accidentes en el trabajo van de la mano en muchas ocasiones. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y un estudio de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), España es uno de los países con mayor siniestralidad laboral, con una de las tasas más elevadas de la Unión Europea. Entre las causas principales de estos accidentes laborales podemos encontrar los accidentes relacionados o derivados de la alteración del sueño, hasta en un 13% de los casos según afirma un estudio de la Universidad de Basilea. También se certifica que los trabajadores con problemas para conciliar el sueño tienen un riesgo hasta 1,62 veces superior de sufrir algún tipo de lesión en el trabajo que los que no los tienen.

España es uno de los países con mayor siniestralidad laboral con una de las tasas más elevadas de la Unión Europea, según la OIT y la Universidad Internacional de Valencia

Cuando tenemos una mala higiene del sueño, nuestra actividad se ve perjudicada con sensaciones de fatiga mental, falta de concentración e irritabilidad. Esto impacta directamente en nuestro puesto de trabajo, ya que perdemos capacidad de reacción y reflejos para reaccionar ante imprevistos y situaciones críticas. Las horas de sueño que perdemos son acumulativas y, ante este déficit, la única solución que nuestro cerebro tolera es recuperarlas y dormir.  

La somnolencia provoca accidentes de tráfico

Estos trastornos también son causantes de una mayor mortalidad en accidentes de tráfico. En España, cerca de un 40% de los accidentes laborales mortales suceden in itinere. Si el conductor ha dormido muy mal durante los últimos tres meses, el riesgo de sufrir un accidente de tráfico aumenta hasta el triple, y es hasta un 50% más alto en pacientes que admiten haber dormido menos de 6 horas diarias en dicho periodo.

Los grupos con mayor factor de riesgo para sufrir accidentes a causa de la mala calidad del sueño son los jóvenes entre 18 y 29 años (durante las noches en fin de semana), los trabajadores por turnos, los conductores que se encuentran bajo el efecto del alcohol o las drogas y las personas que tienen enfermedades relacionadas con trastornos del sueño.

En España, cerca de un 40% de los accidentes laborales mortales suceden in itinere

Hay una clara evidencia que la somnolencia, sea cual sea su causa, es un elemento de riesgo a tener en cuenta en los accidentes de tráfico, que en España es una de las primeras causas de mortalidad en personas de 5 a 50 años. Un estudio realizado en 19 países de la Unión Europea determinó que un 7% de los conductores se ha dormido alguna vez al volante, lo que ha terminado provocando que el 3,6% acaben en accidentes mortales y un 13,2% con curas hospitalarias.

Los problemas del sueño son un considerable factor de riesgo para los accidentes laborales. Con una mejor salud del sueño, no sólo podemos aliviar un impacto económico significativo en el ámbito laboral, sino que podemos mejorar la calidad de vida y el rendimiento de un gran número de pacientes que se encuentran actualmente en una mayor situación de riesgo.

Artículos relacionados

Famosos con trastornos del sueño

Famosos con trastornos del sueño

Desde el más común insomnio hasta narcolepsia o episodios de sonambulismo: muchos famosos comparten sus problemas para dormir.

Trastornos del sueño y hospitales: cómo duermen las personas hospitalizadas

Trastornos del sueño y hospitales: cómo duermen las personas hospitalizadas

Los trastornos del sueño son frecuentes entre los pacientes ingresados en hospitales, pese a que dormir es un factor imprescindible para una correcta recuperación física y psicológica.

sistema digestivo

¿Tu sistema digestivo podría ser el culpable de los problemas para dormir?

Los trastornos del sueño podrían ser causados por alteraciones en el sistema digestivo y el microbioma.