Siguiendo estos hábitos podemos mejorar el descanso y vivir el día a día con más plenitud.

7 pasos antes de irte a dormir

Con frecuencia seguimos una serie de hábitos que impiden el buen descanso y que deberíamos evitar. Existen varias actividades que podemos incorporar, en su lugar, de forma rutinaria para lograr un sueño saludable.

Da un paseo

Un paseo corto por la noche te ayudará a dejar las preocupaciones atrás mientras haces un ejercicio suave que favorece el sueño. Desconecta de las distracciones diarias o reflexiona sobre tus intereses. Disfrutar de entre 20 y 50 minutos de soledad y silencio al día tiene altos beneficios para la salud mental, y el tiempo que te dedicas a ti mismo puede ayudarte a gestionar tus emociones y priorizar tus metas.

Planifica tu día

Consultar la agenda y dejar todo lo necesario preparado para el día siguiente hará que te acuestes con menos preocupaciones. Si te has propuesto una rutina de ejercicio, deja la bolsa y la ropa de deporte preparadas para vestirte y salir por la mañana lo antes posible. Así minimizas el riesgo de saltarte el ejercicio.

Escribe en un diario

Otra opción es escribir en un diario las tareas importantes a realizar, los propósitos personales y los métodos que te has propuesto para cumplirlos. Si lo prefieres, también puedes hacer un repaso de los eventos del día y reflexionar sobre ellos para aparcarlos una vez en la cama.

Apaga el móvil

La radiación puede afectar a la calidad del sueño, por lo que debes ponerlo en modo avión o, preferiblemente, apagarlo al menos media hora antes de acostarte. Ten una alarma digital que te permita prescindir del móvil u otros aparatos con conexión en tu espacio de descanso. Dormir cerca de ellos puede dificultar la conciliación del sueño y/o hacer que te despiertes cansado.

Pon los aparatos a dormir

Cuando apagues el móvil, apaga también el WiFi. Ten en cuenta que, cuando un dispositivo intenta captar una señal, emite más radiación si la señal es baja o inexistente, de modo que al apagar el WiFi deberás desconectar también todos los dispositivos con conexión. De esta forma darás un descanso a tu cuerpo y al hogar y la calidad de tu sueño mejorará.

Lee

Una de las mejores opciones para relajarte es la lectura. Lee libros impresos sin interrupciones. La lectura durante un mínimo de 30 minutos diarios contribuye a la capacidad de concentración y estimula la memoria y la capacidad de aprendizaje. Se trata de un hábito que comparten muchas de las personas que desempeñan un alto rendimiento intelectual.

Medita

La meditación es uno de los hábitos más beneficiosos que puedes implementar en tu rutina. Puede durar sólo unos 20, incluso 10 minutos: lo importante es que en ese tiempo logres limpiar tu mente de preocupaciones. Un método muy útil para aliviar el estrés y la ansiedad es dejar fluir tus pensamientos. Obsérvalos como si fueses un mero espectador en un desfile y trata de determinar su origen, y después déjalos ir; ya son cosa del pasado. Presta atención a tu alrededor y recréate en el momento presente.

Una vez te encuentres en un estado de tranquilidad, estarás listo para conciliar un sueño profundo y reparador.

Artículos relacionados

Despierta con energía cada mañana

Claves para despertarte con más energía cada mañana

Hacer estiramientos, mantener una rutina del sueño o tomar un desayuno equilibrado son algunos consejos para tener más energía al levantarte.

Levántate con energía por la mañana con estos 8 consejos

Levántate con energía por la mañana con estos 8 consejos

Tras el verano, puede ser difícil acostumbrarse a madrugar otra vez y a coger una rutina de sueño. Estas son algunas opciones para encarar el día con más energía.

Dormir bien en cualquier lugar

Duerme bien en cualquier lugar con estos 5 consejos

Dormir es una necesidad fisiológica imprescindible, pero no siempre es fácil conciliar el sueño.