Las digestiones pesadas que resultan de las grandes comidas navideñas pueden provocar serias dificultades a la hora de conciliar el sueño.

Por qué el azúcar no te ayudará a dormir estas navidades

Dentro del abanico de alimentos, aquellos azucarados son los que hay que comer con moderación si no queremos pasar la noche en vela. 

Si bien después de una comida copiosa podemos sentirnos somnolientos debido al aumento en los niveles de glucosa -que inhibe la acción de las orexinas, unas hormonas producidas por unas neuronas localizadas en la región cerebral del hipotálamo que regulan el estado de vigilia, provocando adormecimiento- el exceso de azúcar en nuestra dieta durante el resto del día puede desencadenar una sobreactivación cerebral que dificulte la conciliación y el mantenimiento del sueño y provoque su fragmentación.

Además, en una especie de círculo vicioso, la falta de sueño parece incrementar los niveles de azúcar en sangre, reduciendo la sensibilidad a la insulina y pudiendo provocar prediabetes, que a su vez puede alterar la producción nocturna de melatonina, hormona que interviene en el ciclo natural del sueño.

La melatonina parece sincronizar los órganos envueltos en la regulación de los niveles de glucosa y reduce la secreción de insulina -manteniendo de esta forma los niveles de azúcar estables mientras dormimos- con lo que la alteración de sus niveles perjudica el sueño y agrava el problema.

 

Alimentos que sí ayudan a dormir

Además de moderar el consumo de azúcar y de tener en cuenta nuestros consejos para dormir bien en invierno, hay algunos alimentos que te pueden ayudar a conciliar el sueño:

  • Pescado azul, huevos y legumbres: el triptófano que contienen estimula la producción de serotonina, que promueve la sensación de bienestar y puede contribuir a mejorar la calidad del sueño.
  • Avena, arroz integral, ajo, hígado y frutos secos: su contenido en vitamina B6 regula el funcionamiento del sistema nervioso, y estimula la producción natural de melatonina
  • Espinacas, pipas de girasol y almendras: el magnesio que contienen favorece la relajación muscular, el equilibrio del sistema nervioso y suprarrenal.
  • Lácteos: el calcio puede ser útil contra el insomnio y ayuda a conciliar el sueño.

Artículos relacionados

Dormir bien en cualquier lugar

Duerme bien en cualquier lugar con estos 5 consejos

Dormir es una necesidad fisiológica imprescindible, pero no siempre es fácil conciliar el sueño.

Mujeres: Se recomienda dormir 20 minutos más que los hombres

Mujeres: Se recomienda dormir 20 minutos más que los hombres

El doctor Jim Horne de la Universidad de Loughborough incide en la necesidad de que las mujeres duerman más.

7 pasos antes de irte a dormir

Seguir una rutina de sueño: 7 pasos antes de acostarte

Siguiendo estos hábitos podemos mejorar el descanso y vivir el día a día con más plenitud.