Con frecuencia, las personas con TDAH sufren trastornos del sueño como consecuencia de su hiperactividad mental. Los problemas principales que experimentan son, entre otros, la dificultad para conciliar y mantener el sueño.

La relación entre el TDAH y los trastornos del sueño

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurobiológico caracterizado por una falta de atención, hiperactividad y/o impulsividad que se origina en la infancia. Por sus implicaciones, es frecuente que las personas con TDAH sufran también trastornos del sueño debido a la continua actividad mental. Aunque la conexión exacta entre el sueño y el TDAH todavía no se ha clarificado, sí existen nociones que sirven de orientación a la hora de enfocar el problema.
 

El cansancio en el TDAH

Entre un cuarto y la mitad de los padres de niños con TDAH informa de que sus hijos tienen algún trastorno del sueño, en especial dificultad para conciliarlo y mantenerlo. Se estima que un 50% de los niños con TDAH muestran señales de alteraciones respiratorias (como la apnea) durante el sueño, frente a sólo un 22% de los niños sin TDAH. Además, el problema no afecta únicamente a los niños: muchos adultos y adolescentes con TDAH sufren habitualmente cansancio físico y mental.

Hasta hace poco, estos trastornos del sueño se achacaban al efecto estimulante de la medicación para tratar el TDAH, pero desde que los estudios han comenzado a aplicarse también en personas adultas se ha empezado a clarificar que, de por sí, el TDAH puede suponer un impedimento para tener un sueño saludable. Algunas personas identifican el llamado “sueño perverso”: cuando quieren dormir, están despiertos y, cuando quieren estar despiertos, se duermen.
 

Los cuatro problemas principales

Se han identificado cuatro problemas comunes que las personas con TDAH experimentan a la hora de dormir:

  • Dificultad para conciliar el sueño. Silenciar la mente y sumirse en el estado de relajación adecuado puede ser una odisea. Muchas personas llegan a casa cansadas, pero en cuanto la cabeza toca la almohada, la mente empieza a saltar de un pensamiento a otro y de preocupación en preocupación.
  • Sueño sin descanso. Muchas veces, cuando al fin logran dormirse, no lo hacen en quietud, sino que dan vueltas en la cama y se despiertan a menudo por pequeños ruidos. Cuando se levantan, pueden sentirse igual de cansados que cuando se acostaron.
  • Dificultad para levantarse. Muchas personas con TDAH dicen despertarse varias veces hasta las 4 de la mañana; pasada esa hora, caen en un sueño profundo que implica una enorme dificultad para levantarse por la mañana y les carga con cansancio durante el día.
  • Sueño intrusivo. Cuando una persona con TDAH tiene interés en una actividad, puede entrar en un estado de hiperconcentración que elimina los síntomas del trastorno. Sin embargo, en cuanto pierde el interés, su sistema nervioso “desconecta” en busca de algo más estimulante; y a veces esta “desconexión” puede ser tan abrupta que induce una somnolencia extrema, hasta el punto de que la persona se queda dormida.

 

Afortunadamente, algunas personas con TDAH encuentran trucos y herramientas para dormir mejor. Tomar melatonina y meditar antes de ir a dormir; ser productivo durante el día para mantener el estrés a raya, hacer ejercicio y leer antes de dormir; hablar con la pareja o con un familiar de las preocupaciones para no llevárselas a la cama; escuchar música relajante o la radio; dar paseos cortos por la noche y evitar la cafeína son algunos consejos útiles para mantener una buena higiene del sueño.

Artículos relacionados

Famosos con trastornos del sueño

Famosos con trastornos del sueño

Desde el más común insomnio hasta narcolepsia o episodios de sonambulismo: muchos famosos comparten sus problemas para dormir.

Trastornos del sueño y hospitales: cómo duermen las personas hospitalizadas

Trastornos del sueño y hospitales: cómo duermen las personas hospitalizadas

Los trastornos del sueño son frecuentes entre los pacientes ingresados en hospitales, pese a que dormir es un factor imprescindible para una correcta recuperación física y psicológica.

sistema digestivo

¿Tu sistema digestivo podría ser el culpable de los problemas para dormir?

Los trastornos del sueño podrían ser causados por alteraciones en el sistema digestivo y el microbioma.