Los trastornos del sueño pueden ser una constante en las personas que sufren alergias, y la primavera es una época especialmente crítica.

Dormir bien a pesar de la alergia

La primavera trae consigo una mayor presencia de polen y ácaros en el ambiente, lo que la convierte en una estación crítica para las alergias. En estas circunstancias, los trastornos del sueño son un problema frecuente entre las personas que las sufren, no sólo debido a las molestias de los síntomas, sino también a que la respuesta inmunológica a las alergias altera los sistemas reguladores del sueño.

La clave para disfrutar de un descanso saludable es minimizar los síntomas de las alergias.

 

Despejar las vías respiratorias

Los alergénicos, el polvo y la humedad se adhieren a la membrana de los conductos nasales y provocan su inflamación y obstrucción, lo que puede resultar en una infección sinusal. Dado el caso, o para prevenirlo, la irrigación nasal puede ser muy útil para eliminar los alergénicos y la mucosidad inflamatoria. Debe aplicarse con cuidado siguiendo estos pasos:

  • Llena un bol con dos tazas de agua tibia, más o menos a la temperatura corporal.
  • Añádele media cucharadita de sal y remueve hasta que se disuelva (sal no ionizada si eres sensible al yodo).
  • Llena una jeringuilla pequeña con la mezcla e insértala con cuidado en uno de los conductos nasales -no más adentro que la medida de la punta de tu dedo- y enfócala hacia la esquina externa del ojo.
  • Libera despacio el agua con sal en el interior del conducto, inclinándote sobre el mueble de baño, y deja que el agua lo drene. Puesto que ambos conductos están conectados con la boca, es posible que el líquido drene por cualquiera de estas partes.
  • Repite el proceso en la misma cavidad nasal; después cambia a la otra y lávala también dos veces.

Otra opción es el uso de aerosoles nasales con solución salina, efectivos durante el día y antes de dormir. Estos, sin embargo, no deben usarse por más de tres días seguidos, puesto que pueden causar adicción e inflamar las vías respiratorias.
 

Ducha con eucalipto

Enciende el agua caliente y deja que circule el vapor. Aboca unas seis gotas de aceite esencial de eucalipto en tu esponja o manopla de baño y añádele un jabón suave sin perfumar. Lávate el cuerpo entero, empezando desde arriba hacia los pies; cuando termines, notarás tu nariz despejada y tu respiración más clara. También puedes añadir unas gotas de aceite esencial de eucalipto al champú, procurando que no entre en los ojos.
 

Aire acondicionado

El aire acondicionado mantiene bajos los niveles de humedad, lo cual minimiza la acumulación de motas de polvo. Si no es posible instalar aire acondicionado, puedes usar un filtro HEPA, muy efectivo para alejar el polen. Para que los alergénicos no obstruyan los filtros, estos deben cambiarse cada tres meses.

 

Evitar el exterior a primera hora de la mañana

Los ramalazos de polen suelen emitirse entre las 5 a.m. y las 10 a.m. Asegúrate de cerrar la ventana antes de acostarte; y si haces ejercicio, ten en cuenta que respirarás mejor después de media mañana.

 

Colada con agua caliente y secadora

El lavado con agua caliente elimina el 100% de las motas de polvo de la ropa, y casi el total de los restos de pelaje de las mascotas y de polen. Para mantener las sábanas y los pijamas libres de alergénicos, deben lavarse una vez a la semana y después secarse en la secadora para que no se contaminen con alergénicos en el tendedor.

Otra opción es conseguir colchones y fundas de almohada a prueba de alergias. Aunque su coste es elevado, pueden ser una solución preciada para obtener un sueño saludable.

Artículos relacionados

Famosos con trastornos del sueño

Famosos con trastornos del sueño

Desde el más común insomnio hasta narcolepsia o episodios de sonambulismo: muchos famosos comparten sus problemas para dormir.

Trastornos del sueño y hospitales: cómo duermen las personas hospitalizadas

Trastornos del sueño y hospitales: cómo duermen las personas hospitalizadas

Los trastornos del sueño son frecuentes entre los pacientes ingresados en hospitales, pese a que dormir es un factor imprescindible para una correcta recuperación física y psicológica.

sistema digestivo

¿Tu sistema digestivo podría ser el culpable de los problemas para dormir?

Los trastornos del sueño podrían ser causados por alteraciones en el sistema digestivo y el microbioma.