Diversos estudios afirman que las personas que duermen habitualmente entre 7 y 8 horas viven más tiempo.

La apnea del sueño y el riesgo en la salud del corazón

Las causas para esta relación son muy variables, pero una de las más comunes es el impacto que los hábitos del sueño tienen en la salud del corazón.

La noche es el periodo en que el corazón tiene la oportunidad de descansar del trabajo continuo que ejerce, y la deprivación de un sueño de calidad hace que el esfuerzo del órgano sea mayor durante el día. Esto aumenta el riesgo de afectaciones cardíacas que pueden llegar a poner la vida en peligro.

¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño es uno de los factores de riesgo más comunes. Uno de cada cinco adultos, mayormente hombres, sufren al menos una apnea leve. Se caracteriza por dificultad en la respiración (que se manifiesta como ronquidos) y puede causar entre 5 y 30 o más pausas respiratorias a lo largo de una hora de sueño. Cuando estas pausas son repetitivas, existe un mayor riesgo de padecer problemas cardiovasculares como infartos, hipertensión, arritmia e insuficiencia cardíaca.

Los problemas cardiovasculares son una de las principales causas de muerte, y el infarto es tanto una de las principales causas de muerte como de discapacidad. La hipertensión es un gran factor de riesgo para ambos.

Detectar la apnea

Puedes sufrir apnea si roncas fuerte y te sientes cansado incluso después de una noche entera de sueño. Si vives solo y no tienes manera de saber si roncas o no, puedes hacerte un examen de sueño en el especialista.

Los principales tipos de esta afectación son la apnea obstructiva del sueño, la forma más frecuente que ocurre cuando los músculos de la garganta se relajan; la apnea central del sueño, cuando el cerebro no envía correctamente las señales a los músculos que controlan la respiración; y el síndrome complejo de apnea del sueño, cuando se sufre una combinación de las dos formas anteriores.

Los síntomas incluyen ronquidos, pausas respiratorias (detectadas por otra persona), despertares abruptos con dificultad de respiración (indicación de apnea central), despertarse con la boca y/o la garganta seca, dolor de cabeza por la mañana, insomnio, exceso de sueño durante el día (hipersomnio), problemas de atención e irritabilidad.

Si detectas algunos de los síntomas anteriores, primordialmente ronquidos, falta de aire, pausas en la respiración o hipersomnia, es aconsejable que visites al médico para prevenir posibles problemas cardiovasculares y minimizar el riesgo de infarto.

Artículos relacionados

Sueño y corazón

Cuida tu corazón al dormir mejor

Existe una relación entre el descanso y las enfermedades del corazón. Te contamos cómo una mala higiene del sueño puede afectar a tu salud cardiovascular.

Apnea del sueño: 8 cosas que la empeoran

Apnea del sueño: 8 cosas que la empeoran

La apnea obstructiva del sueño es un trastorno del sueño común que muchas veces no se diagnostica.

La obesidad, principal factor de riesgo de la apnea obstructiva del sueño

La obesidad, principal factor de riesgo de la apnea obstructiva del sueño

La obesidad es el principal riesgo de padecer apnea del sueño: la cual, a su vez, deriva en otros problemas, como la hipertensión y el deterioro de la calidad de vida.