La mala calidad del sueño es una queja frecuente entre las personas que padecen algún problema respiratorio. Los trastornos del sueño sin tratamiento pueden empeorar los síntomas.

Enfermedades respiratorias y calidad del sueño

La mala calidad del sueño es una queja frecuente entre las personas que padecen algún problema respiratorio, como asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Se considera que la razón más probable de las molestias nocturnas de las personas con EPOC es la dificultad para proveer suficiente oxígeno al cuerpo. Sin embargo, según el neumólogo Loutfi Aboussouan puede haber cuatro causas distintas:

  • Las bajadas de oxígeno durante la noche, especialmente mientras se sueña. Durante el día se emplean músculos adicionales que ayudan a la respiración; algunos de ellos, durante la noche, se paralizan en reposo.
  • La cafeína, el alcohol, el tabaquismo y algunos medicamentos pueden ocasionar disrupciones de sueño o empeorar los problemas del sueño ya existentes.
  • La ansiedad y la depresión son comunes entre personas con EPOC, y ambas constituyen una causa potencial de trastornos del sueño. 
  • El síndrome de superposición: este se da cuando se sufre simultáneamente EPOC y apnea obstructiva del sueño (AOS). La apnea es especialmente perjudicial para las personas con síndromes respiratorios, por lo que conviene detectarla y tratarla con ayuda de un especialista.

 

¿Cómo dormir mejor pese a las dificultades respiratorias?

La mejora global del sueño significa una mejor calidad de vida: un descanso saludable puede reforzar la concentración y la memoria, disminuir la somnolencia diurna, incrementar la productividad, mejorar el estado de ánimo y regular la presión arterial, entre otros beneficios.

En el caso de personas con dificultades respiratorias, se trata de un problema en ambas direcciones: el asma y la EPOC pueden producir trastornos del sueño y, a su vez, la mala calidad del sueño empeora los síntomas respiratorios. Esto tiene un impacto negativo en el bienestar de las personas que lo sufren, por lo que es necesario buscar la solución más adecuada para cada caso. Existen varias formas de atenuar los problemas para dormir y lograr un sueño saludable: para tratarlos de forma eficaz, es recomendable detectar la causa exacta mediante un estudio del sueño.
 

1. Inhaladores

Algunos inhaladores de prescripción médica ayudan a mantener los niveles de oxígeno y facilitar la respiración durante 12-24 horas. Su uso puede incrementar el tiempo y la calidad del sueño y prevenir los despertares súbitos por una obstrucción respiratoria. En el caso del asma, la condición ambiental puede ser un motivo de exacerbación: se recomienda tomar estas medidas para aliviar el problema.
 

2. Presión positiva en las vías respiratorias (PAP)

Si los problemas derivan de la paralización de algún músculo respiratorio o por apnea del sueño, el tratamiento con un dispositivo de presión positiva en las vías respiratorias (PAP) puede ser una solución muy efectiva. Se trata de un pequeño aparato que proporciona aire a través de una máscara, y es seguro para personas de todas las edades. El médico puede asesorarte sobre el tipo de PAP más indicado (CPAP, de presión continua; APAP, de presión autoajustable, o BiPAP, de presión positiva de dos niveles).
 

3. Estilo de vida

El ejercicio físico (dentro de las posibilidades de cada individuo) y una alimentación sana pueden beneficiar al sueño de forma directa, además de aliviar la depresión y la ansiedad si estos fueran la causa. Si el origen de la mala calidad del sueño es una razón de salud mental, prestar atención a los hábitos diarios y recibir ayuda psicológica pueden ser las mejores opciones.

Artículos relacionados

La falta de sueño crónica y su efecto sobre la salud

La falta de sueño crónica y su efecto sobre la salud

Dormir poco y cuando no toca acarrea consuencias para la salud física y mental. A pesar de su relevancia, aún no se está prestando la suficiente atención a la relación sueño-salud.

Impacto del trastorno de sueño en el personal sanitario

Impacto del trastorno de sueño en el personal sanitario

Aunque los expertos advierten de los riesgos que la privación de sueño repercute en la salud, los buenos hábitos en esta área todavía no son una prioridad en el sistema laboral.

telemedicina

El sueño y la telemedicina

El sueño es un fenómeno de reparación, un derecho y un deber imprescindible para la salud, pues si es anormal deja de ser reparador y ello tiene consecuencias clínicas.