Los viajes en avión, las camas desconocidas, los ambientes poco adecuados… En vacaciones, es frecuente encontrarnos con una serie de condiciones que nos impiden tener un sueño saludable.

Cómo dormir bien en cualquier lugar: 5 consejos prácticos

Dormir en condiciones y disfrutar de un sueño de calidad es difícil en verano, sobre todo si se duerme lejos de casa, con los problemas para conciliar el sueño que conlleva. Nada como acurrucarte en tu propia cama al final del día para disfrutar de un largo y profundo reposo. Ya sea porque estás de vacaciones o por razones de trabajo, los viajes nos obligan a dormir en entornos a los que no estamos acostumbrados; y esto, a la hora de conciliar y mantener el sueño, supone un problema para un buen número de personas.

Pero estar fuera de casa no quiere decir que tengas que sacrificar el descanso, y puedes aplicar algunos trucos y medidas para que el entorno poco familiar no te impida tener un buen descanso.
 

1. Lo esencial: aprende a relajarte

Hay varias causas que pueden impedirnos conciliar el sueño. Sin embargo, muchas veces, la razón principal es simplemente la incapacidad para relajarnos. Una manera de resolver esta inquietud es elegir una posición que sintamos natural y cómoda y centrarnos en nuestro cuerpo, en cómo se adapta a la cama u otro espacio y en el peso que genera la gravedad. Empezando por los pies y subiendo hasta la cabeza (incluyendo los músculos del cuello y de la cara), tensa por un segundo cada músculo y después relájalo conscientemente. Deja que se “fundan” y se adapten al material donde reposan.

Si es la mente inquieta el origen de la tensión física, puedes hacer el anterior ejercicio e imaginarte a ti mismo/a durmiendo profundamente, como si te vieras desde fuera.

 

2. Céntrate en la respiración

Otra alternativa (compatible con los ejercicios anteriores) es prestar atención a la respiración. Poco a poco, haz que tus respiraciones se vayan volviendo más profundas y lentas; de este modo, el cerebro recibe la señal de que es hora de descansar, sin importar dónde estés.

 

3. Bebe agua y mantén la temperatura baja

La hidratación es fundamental para dormirte y no despertarte antes de tiempo. Bebe suficiente agua durante las horas previas a dormir, especialmente si viajas en avión.

Además, la temperatura corporal disminuye mientras dormimos. Si estás esperando en el aeropuerto, busca un lugar fresco y cúbrete con una sábana u otro tipo de tela. De este modo, el cerebro también interpretará que es hora de dormir.

 

4. Invierte en una almohada de viaje

Dormir en un avión u otros sitios poco cómodos puede generarte tensiones y dolores musculares. Estos pueden persistir varios días e impedirte descansar hasta que el dolor desaparece. Si por costumbre esto te supone un problema, consulta cómo dormir mejor pese al dolor.

Para evitarlo, lleva una almohada de buena calidad para el cuello, que, además de recordarte a tu habitación, pueda ayudarte a mantener una buena postura mientras duermes.

 

5. Apaga el mundo

Los auriculares aislantes y/o con sonidos relajantes (puedes encontrar apps para móvil con bibliotecas de estos sonidos), los antifaces para dormir y otros objetos de viaje para acomodarte a los alrededores pueden ayudar a engañar a la mente y conciliar rápido el sueño. Llévalos contigo en el avión, en el hotel o en cualquier lugar en el que necesites dormir o echar una siesta.

Artículos relacionados

Dormir bien en cualquier lugar

Duerme bien en cualquier lugar con estos 5 consejos

Dormir es una necesidad fisiológica imprescindible, pero no siempre es fácil conciliar el sueño.

La radio del sueño: una emisora en Nueva Zelanda hace dormir a los oyentes

La radio del sueño: una emisora en Nueva Zelanda hace dormir a los oyentes

Los oyentes con insomnio de todo el mundo afirman quedarse dormidos gracias a las emisiones de este canal de radio.

Mujeres: Se recomienda dormir 20 minutos más que los hombres

Mujeres: Se recomienda dormir 20 minutos más que los hombres

El doctor Jim Horne de la Universidad de Loughborough incide en la necesidad de que las mujeres duerman más.