La Asociación Americana de Medicina del Sueño publica un posicionamiento en el que aclara cómo afecta el cannabis en el tratamiento de la apnea del sueño.

Cannabis y sueño: ¿es el remedio indicado para tratar la apnea del sueño?

Algunos médicos defienden que el cannabis puede ayudar a restaurar el ciclo natural de sueño y a tratar la apnea obstructiva del sueño, entendida como una enfermedad crónica que implica la obstrucción de las vías respiratorias durante el sueño y que puede causar afectaciones mayores. Pese a esta sugerencia, existen pocos estudios que demuestren una correlación clara entre el cannabis y el sueño. A continuación, repasamos algunos de ellos.

Según un estudio hecho en 2008 en el Centro Médico Universitario de Friburgo (Alemania), la marihuana reduce la fase REM, período en el que se producen los sueños; por lo tanto, en este sentido, podría ayudar a evitar las pesadillas a las personas que las sufren de forma recurrente. Otro estudio realizado por los investigadores norteamericanos Babson KA, Sottile J y Morabito D sugiere que el cannabidiol (CBD) puede tener un efecto terapéutico para el insomnio y la somnolencia diurna, pero que, sin embargo, perjudicaría la calidad del sueño a largo plazo.

Dando respuesta a las estimaciones, en noviembre de 2017 el Departamento de Salud de Minnesota, Estados Unidos, añadió la apnea obstructiva del sueño al programa médico estatal de cannabis. Después de este periodo de estudio, no obstante, la American Academy of Sleep Medicine (AASM) ha concluido que el cannabis no tiene beneficios claros en el tratamiento de la apnea del sueño y por tanto debería excluirse del programa para prevenir riesgos. Las razones son que, muchas veces, los métodos de dispensación de cannabis son poco fiables, y los resultados son poco consistentes en cuanto a efectividad, tolerancia y seguridad, por lo que no siempre conviene su uso.

Según un estudio realizado a un grupo de 1.004 adultos por Sleep Cycle, dispositivo para dormir muy popular en Estados Unidos, se estima que en este país cerca de un 14% de los adultos utilizan el cannabis para dormir. Aunque es una cifra alta, no iguala en popularidad a otros métodos como ciertos alimentos o infusiones, que son la primera elección para la mayoría de personas que experimentan problemas para dormir. En general, la mayoría recurren a infusiones, mientras que muchos otros consideran que los alimentos ricos en calcio (como los plátanos, el helado y la leche con galletas) les ayudan a conciliar el sueño.

Los efectos a largo plazo del uso de cannabis para tratar la apnea del sueño son todavía desconocidos. Tampoco existe información acerca de los distintos métodos de dispensación, como la forma líquida o en vapor para inhalar. Además, el uso de cannabis médico ha mostrado efectos adversos como la somnolencia diurna, que puede conducir a consecuencias severas, como los accidentes de tráfico.

Según se concluye de los estudios, no es recomendable emplear cannabis medicinal para tratar la apnea del sueño, sino que es preferible estudiar en su lugar otras formas de tratamiento efectivas como la terapia CPAP, una presión de aire leve y contínua a través de una máscara para mantener la garganta abierta durante el sueño y prevenir las obstrucciones.

Artículos relacionados

Dormir bien en cualquier lugar

Duerme bien en cualquier lugar con estos 5 consejos

Dormir es una necesidad fisiológica imprescindible, pero no siempre es fácil conciliar el sueño.

Apnea del sueño: 8 cosas que la empeoran

Apnea del sueño: 8 cosas que la empeoran

La apnea obstructiva del sueño es un trastorno del sueño común que muchas veces no se diagnostica.

La obesidad, principal factor de riesgo de la apnea obstructiva del sueño

La obesidad, principal factor de riesgo de la apnea obstructiva del sueño

La obesidad es el principal riesgo de padecer apnea del sueño: la cual, a su vez, deriva en otros problemas, como la hipertensión y el deterioro de la calidad de vida.